Retazos de influjos planetarios – IV

….

-[ Extractos de la narrativa ‘Planetas’ – Retazo IV ]-

-[ Enlace a retazo I ]-  -[ Enlace a retazo II ]-  -[ Enlace a retazo III ]-

….

La exploración sin remilgos

La humanidad en general jamás se sintió preparada para asumir las certezas hondas que subyacen a todo fenómeno próximo, rutinario o frecuente; menos aún para aquellos sucesos que convergen más allá del alcance del entendimiento inmediato o la percepción aledaña.

Y no era tan solo el asunto de los planetas y formas celestiales sitos en el firmamento; antes incluso que aquéllo, el ser humano jamás llegó a comprenderse a sí mismo.

Parafraseando a la ejemplar aventurera Alexandra David Néel, a la hora de exponer razones de peso para aclarar la ontología de casi cualquier evento bien podría afirmarse aquello que le fue comunicado por uno de los muchos maestros tibetanos que conoció en sus trasiegos por valles del Himalaya… :

“…háblele usted a los hombres de verdades profundas y trascendentes y dispararán bostezos, cuando no le abandonarán raudos, huyendo ipso facto de su entorno y cercanía. Proceda en cambio a argumentar un sinfín de burdas fábulas, leyendas fatuas y grotescos pamemas melindres y se tornarán de súbito en todo ojos y escuchas asombradas, ensimismadas y atentas.”

-[ ‘Las enseñanzas secretas de los budistas tibetanos’ – Alexandra David-Néel ]-

….

Ama Dablam monks

Monjes a pie del Ama Dablam, inmunes a influencias planetarias.

….

Allende la noción del ‘yo’

Retomando de nuevo el sapiente relato de aquella exploradora animosa… en los predios de Occidente, el género humano aspiró desde siempre a que las doctrinas científicas, filosóficas o gnósticas les resultaran gratas, cautivantes y sobre todo, en concordia con sus cándidos idearios presentidos, de manera que colmaran sus aspiraciones hasta llegar a sentirse reafirmados en ellas.

De este modo, desde estas nubes huérfanas, anárquicas y autárquicas se podría añadir que, presumirse en un universo de inicios y fines caóticos… -sin ningún arbitraje deífico al volante responsable de organizar el tablero y premiar a los nobles o castigar a los sátrapas- …conformaba un panorama que asolaba por igual a pensadores e incultos, virtuosos e infaustos… más allá de lo sensatamente asumible.

¡Para qué hablar de la sola idea de plantearse una vida allende la ‘noción del yo’!; semejante argumento detonaba el más aterrador espanto en las neuronas, los sentidos y chakras de toda suerte de humanos amnésicos.

A pesar de transcurrir muchos de ellos… -durante todas sus vidas- …seducidos con la idea de “fundirse con la gloriosa deidad”… enloquecían de pronto ante el riesgo de renunciar al fantasioso contorno que conformaban sus avatares mentales, físicos o emocionales; unos fugaces vehículos ocupados de manera transitoria a efectos de compilar datos sensibles circunscritos a situaciones concretas, adventicias o casuales.

La contradicción era obvia: ¿Cómo era posible pretender hacerse ‘uno con el todo’ sin aceptar de antemano disolver la entidad propia en aquel maremágnum de posibilidad inagotable?

….

Fronteras del ser... desvaneciéndose en su esencia originaria.

Fronteras del ser… desvaneciéndose en su esencia originaria.

….

Vestuarios orgánicos sometidos a mutación incesante

Las nociones asumidas acerca del ‘yo‘ en Occidente resultaban bien distintas de las que se admitían en los acervos budistas, especialmente los impartidos por las escuelas más secretas del Tíbet (Vajrayana o tántrica y especialmente la ancestral hechicería Bön).

El Bön más primigenio de la cultura del Tíbet mantendría incontables conexiones con prácticas de chamanismo provenientes del Asia, tanto central como septentrional; sin ir más lejos, esta praxis de taumaturgia avanzada también concuerda con ellas en profesar veneración al cielo. 

Incluso al refutar la idea de un alma inmaterial, inmortal y perenne… -entendida como una especie de ‘yo’ primigenio, susceptible o no de ser readaptado o recuperado en otros ciclos de vivencias futuras- …la mayoría de los pueblos occidentales persistieron en idealizar sus ‘yoes’ como una entidad ciertamente compacta, circunscrita a sus organismos físicos y duradera por lo menos desde el mismo momento de emerger en el mundo hasta abandonar el cuerpo; de aquella forma, casi cualquier humano gustaba de figurarse como una suerte de unidad sentidora homogénea, sometida a mutaciones para bien o para mal, pero siempre entendida como un solo estamento de mente, de percepción y emoción, de raciocinio, memoria y consciencia.

A veces incluso también en Oriente, el estereotipo de humano genérico no era capaz de apreciar hasta qué punto tales metamorfosis, ya bien exiguas o drásticas, acaecían a cada segundo de vida; tampoco llegaba a constatar la multitud de procesos en curso que delimitaban cada distinto perfil de sujeto, carácter o personaje que se iba conformando en su cuerpo durante el continuo discurrir mutante de cada supuesta entidad u organismo.

….

Tibetan conquest of 'jiva'

Tibetan conquest of an undetermined ‘jiva

….

Cual la esencia del torrente de un río

En las primeras escuelas therevada de budismo se rebatió la existencia de un alma perenne capaz de transmigar entre diferentes estadios de vida y renacimientos en cadena; de hecho, tan ingenua hipótesis era considerada como el error más craso en tales ámbitos.

A pesar de ello, gran parte de los practicantes de budismo en la actualidad han retomado esa vieja idea hindú referida al ‘jiva‘ (el ‘yo‘); de tal modo se contempla el ideario de una u otra forma de contenedor anímico perenne que intercambia su cuerpo sucesivamente adoptando nuevas formas de organismos, cual si se tratara de vestimentas de usar y tirar.

Muy al contrario, en los círculos de las enseñanzas secretas tibetanas se negaba en rotundo la existencia de ese ‘yo anímico’, aislado o hasta perenne, entendiéndolo más bien como una interminable secuencia de cambios sucediéndose en fracciones de tiempo diminutas; mutaciones en secuencia constante, fruto de un sinfín de parámetros circunstanciales físicos, mentales o emocionales que, al interactuar entre sí, causaban reacciones reflejas sobre el resto de los ‘yoes’ de los demás individuos.

La noción del ‘yo’ entendida desde el canon tibetano vendría a implicar una transmutación inatrapable persistente, similar a la acaecida en el transcurso de los flujos y torrentes que discurren por los cauces de los ríos, los arroyos, los océanos.

Porque era obvio que aquel río nunca fue el mismo.

….

Tibetan monk trance at Ganden monastery... (improving his secret teachings).

Tibetan monk trance at Ganden monastery… (improving his secret teachings).

….

Nahuales y tulkus

Sin salirse del acervo cultural imperante en el Tíbet, la tendencia anterior solo cabe aplicarle excepciones en los casos de las reencarnaciones en cadena de los llamados ‘tulkus‘; es decir: Aquellos individuos que, debido a una meritoria acumulación de dharma en un concreto periplo de vida, son llamados a ocupar substancias físicas cada vez más refinadas… -en encarnaciones futuras- …preservando una noción del ‘yo’ similar al anterior; como ejemplo a dicha tesis cabe hacerse eco del típico transmigrar de los famosos ‘dalai lamas‘.

Siempre y en todo caso, tal privilegio de continuidad sería posibilitado a fin de persistir en su misión de propeler con más profundidad y excelencia justa y precisamente eso: La noción más depurada del dharma, entendido en su más acrisolada quintaesencia.

De esta manera parece promoverse la idea de que, no todas las consciencias sesgadas que, en el pasado o actualmente, vinieron a ocupar sus respectivos atrezos de fisicalidad orgánica devienen ulteriormente encarnados en otros moldes biológicos en idéntica noción de ‘yo familiar, redundante’, y que, por lo tanto, semejante facultad de durabilidad habría que ganársela a pulso. Una suposición ciertamente cercana a la expuesta en los anales toltecas expresados en ‘la regla del nahual‘.

….

El trance del 'modo verbal'

Suceso avistado desde múltiples focos de observación y en trance del ‘tiempo verbal’… sin epicentro o sujeto aislado del resto de componentes actores, entorno de experimentación en el cual… la Vida se acecha y se observa a Sí misma.

….

La libertad que horroriza

Sin ser capaces los seres de asumir el inenarrable cuanto de autonomía que otorgaba desembarazarse de aquel límite interino, provisional, pasajero… –la prisión del ‘yo propio’– …la humanidad de Occidente, a grandes rasgos, huía de toda argumentación contundente proclive a reconducir su atención hacia la idea de que, en realidad, aquel borde entre sus singularidades y el Todo… no era más que una jaula mordaz y punzante, allende la cual se expandía la presencia originaria del Universo y el mundo, una vez ya liberada de cualquier frontera de confín personal, sometida al continuo contraste del dualismo.

La ausencia de aquellos contornos implicaba un formato de vivencia expandida y espléndida, con potestad indudable para presenciarse a sí misma sin cortapisas de enfoques particulares menguados; ergo, sin necesidad de juzgar ni tasarse, pues ya no se trataría de un cuanto de observación circunscrito a ningún ‘uno’ definido y limitado a la perspectiva parcial enfocada a terceros organismos o sucesos.

En semejante entramado de vida desvinculada de egos y ‘yoes’ (jiva, atman) ya no acontecería nadie específico presenciando los fenómenos sino que cualquier acontecimiento en curso devendría perceptible en trance de ‘tiempo verbal’, sin objeto ni sujeto distanciados entre sí.

Expresándolo en otros términos sería como afirmar que, la Existencia en su total apogeo, se bastaba y se sobraba para presenciarse íntegra y completamente, sin auxilio de actores protagonistas separados en miríadas de cuerpos o filamentos de emanaciones orgánicas-lumínicas distintas.

….

Nomads near Namtso - 'Life itself happens'

Nomads near Namtso – Where… ‘Life itself happens.’

….

Rituales de iniciación taxativa

A algunos afortunados iniciados en unas u otras escuelas de misterios ocultistas se les demostró el poderoso “anatema” de que, después de todo… era totalmente posible discurrir por la consciencia del fenómeno de Ser… sin la muleta ni el prisma de ‘observación subjetiva’.

Semejante hallazgo implicaba un enfoque de experimentación totalmente diferente a como habitualmente se discurría en la Tierra, desde el haz de percepción y análisis emitido por trillones de organismos biofísicos aislados; esos muñecos viscosos que, todo lo más, se alquilaron temporalmente en calidad de faetones circunstanciales y efímeros a fin de lograr disgregar la consciencia singularizada en Mónada en múltiples filamentos de intelecto sensorial, con raciocinio y memoria.

Tales disfraces engendrados a su justa y precisa escala se dispersaron de la emanación primordial al solo fin de atisbar el detalle de realidades infinitésimas, dispuestas a ser vividas desde cerca y en trance de ‘primera persona’.

Desde la mirada de cualquier hombre que accediera a altos estadios de consciencia acrecentada… el total de la humanidad se apreciaba como un compendio de títeres y marionetas controlados desde estamentos de decisión tan alternos como “aéreos” y en todo caso, bien alejados de su entorno de movilidad individual volitiva.

….

Fuego azulado, el auspicio de la extinción del contorno.

Fuego azulado hiperbóreo, auspicio de la extinción del contorno.

….

La aclimatación a los límites

La cuarta decisión del mero acto de Ser primigenio ya plenamente consciente, todavía confabulando la expansión de sí mismo desde su estadio de Mónada, fue la de fijar tales parámetros márgenes… -delimitar sus contornos- …a fin de hacer perdurar tal suerte de recipientes por el tiempo acotado necesario y pertinente para explorar… -desde el máximo de apéndices sensores- …sus más diminutos matices.

Pero ocurrió que cada porción de consciencia debidamente truncada convino en aclimatarse de lleno a semejante minimización a escala, de modo tal que… desde cada uno de esos organismos tullidos… el Infinito se presumió una amenaza.

Y para amansar la inquietud que propiciaba la asunción de aquel cuanto insondable de potencia… -y no sentirse abrumado en el actual enjambre ilusorio, finito y perecedero- …la mayoría de individuos segmentados prefirieron aferrarse al rudimento alternativo ideado por los zafios sacerdotes del engaño, imprimiendo vigencia a aquel significante yermo y funesto divulgado por tamaño contubernio de farsantes.

Aquel gremio de hechiceros primerizos fueron los autores nocivos del mantra de magia negra más anestésico y letal… por excelencia:

“Dios”.

….

Octupussy monad - Tentáculos de un mismo endriago... creyéndose autárquicos.

Octupussy monad – Tentáculos de un mismo endriago… demasiado tiempo creyéndose individuales y autárquicos.

….

Traicioneros malabarismos semánticos

Y así fue que, en lugar del vasto e implacable Infinito, aquel monosílabo parche, tan pueril y trasnochado, simbolizó el egrégor de una supuesta paternidad celosa, vigilante, justiciera y poderosa, al gusto y talento de sus pueblos “elegidos” y de sus profetas, salvadores y mesías.

Y así fue que, aún por esas, semejante identidad semántica fuera asociada a la “oportuna” entidad mitológica tildada de afable, amorosa y piadosa por el resto de un rebaño confiado, aniñado y masoquista, casi siempre en exceso perjudicado.

Y así fue que aquellas tribus plebeyas, no incluidas en el sesgo primordial más agraciado… -y a pesar de haber sido flagrantemente ultrajadas en tan despreciable diezma- …insistieron en alcanzar los designios de potencia de su endriago arquitecto depravado, auspiciando una fusión de concordia en sus brazos, más allá de los planetas, luminarias y galaxias.

Y así fue que por hechizo consumado por la curia sumeria, kemética, zoroástrica y más tarde también abrahámica… el Infinito sin nombre, sin fronteras ni consciencia de sí mismo

…deviniera degradado al grotesco escalafón de ‘deidad’.

….

-[ Retazos de influjos planetarios – ‘Intermezzo’ ]-

….

-[ Retazo parcialmente inspirado en textos de Alexandra David-Néel, fuente de sugestión y poder en el curso de una investigación extraplanetaria libre, independiente y ante todo soberana… -(allende la Línea de Kármán)-. ]-

….

-[ Monográfico sobre el perfil y la biografía de ‘Madame Tibet‘; en esta ocasión enmarcada en su versión italiana como brindis empático hacia el país del arte, morada de Simona. -Versión en castellano aquí.- ]

….

“Obedecer es morir. Cada instante en que el hombre se somete a una voluntad extraña es un instante substraído a su propia vida.”

“La única ley de los seres (naturales), demostrada y confirmada por el estudio y la experiencia, es el deseo vital, la búsqueda de la satisfacción de todas sus facultades, como medio para vivir plenamente, y la lucha contra cualquier forma de sufrimiento. El hombre no tiene razón alguna para creerse excluido de esta ley universal.”

“Que cada cual siga enteramente, siempre y en cualquier parte, el impulso de su naturaleza, ya sea ésta limitada o genial. Sólo entonces el hombre sabrá lo que es vivir, en lugar de despreciar la vida sin haberla vivido jamás.”

-Alexandra David-Néel-

….

Alexandra David-Néel - Obedecer es morir

Alexandra David-Néel – ‘Obedecer es morir…’ (A lo que añadimos: … y arrodillarse, sucumbir ante otro yo… disfrazado de “dios”).

….

-[ Fragmentos resúmenes del texto ‘Planetas’; narrativa simbolista iniciada el 4 de enero de 2018 ]-

….

-[ Photoshop edits by Digital Imagine TV ]-

….

 

 

 

 

 

 

Melancolía

….

En la vida, la búsqueda de la belleza lo era todo; lo estético pues, primaba sobre cualquier cognición de lo ético.

En la trimurti: ‘Infinito, melancolía, belleza’… cada término se vincula con el subsiguiente de manera ineluctable y contundente. Porque no es descabellado concluir que la melancolía más grave casi siempre la genera la sospecha del Infinito mismo; un presagio que a la postre deviene en certeza. La previsión suspicaz y recelosa de la imposibilidad de generar cánones o constantes cosmológicas fijas ni en lo ético ni en lo científico o lo metafísico.

….

Melencolia I

Melencolia I – Alberto Durero

….

Para entender el arte

Vídeo importado del canal YouTube del usuario ‘Pedro Menchén‘. Publicado el 30 de septiembre de 2017.

….

….

[ Análisis del grabado de Albrecth Dürer (Alberto Durero), ‘Melencolia I. Las fotos que aparecen en el vídeo son fotogramas de la película ‘Melancholia‘ de Lars Von Trier. Parece que en las tradiciones más antiguas de los griegos no se hablaba de nueve sino de tres musas originarias: Meletea, Mnemea y Aedea. Es decir: Meditación, memoria y voz. …/… ]

A continuación, en el siguiente enlace… se accede a un interesante vídeo explicativo acerca de la escalera:

….

Semejante hallazgo-1cS1

….

Melancolía, Infinito y belleza

Al entender de algunos, el grabado de Durero podría tratarse de una encarnación arquetípica alada de la ‘Belleza’ per se, en estado de frustración cuasi colérica ante la imposibilidad de poder cristalizarse a sí misma en todos y cada uno de los casos que despliega el Infinito en su acuarela de fenomenologías posibles, que no siempre son plausibles, dignas de elogio, disfrute o contemplación.

Por otro lado cabe entender que toda melancolía, ya bien creativa o totalmente paralizante, proviene de la amenaza constante de la Infinitud en cualquier destino, tanto en humanos como si se pretendieren “divinos”.

En la trimurti: ‘Infinito, melancolía, belleza’… cada término se vincula con el subsiguiente de manera ineluctable y contundente. Porque no es descabellado concluir que la melancolía más grave casi siempre la genera la sospecha del Infinito mismo; un presagio que a la postre deviene en certeza. La previsión suspicaz y recelosa de la imposibilidad de generar cánones o constantes cosmológicas fijas ni en lo ético ni en lo científico o lo metafísico.

Quizás tan solo en lo estético y en la propia idea del arte… una u otra singularidad consciente, creativa, inventora o traviesa pudiera aspirar a sentirse capaz de reciclar tamaño cuanto de energía potencial imponderable a fin de terminar gestando obras artísticas nobles, únicas, inéditas u originales; proclamas de sapiencia abstracta a la vez que bendita, por cuanto lo que implican de orden y canon geométrico, calibre en entropías de luz… y balance de color, tinte y pigmento… una vez se entiende imposible establecer gnosis enciclopédicas que en palabras, grabados o fórmulas matemático-algebraicas describan el Infinito y su porqué en todas sus consecuencias.

….

Dürer-Selbstbildnis im Pelzrock-Alte Pinakothek-1bs

Albrecht Dürer – (Alberto Durero)

….

Dado que el Infinito que lo rodeaba todo y a todos no admitía definiciones terminantes ni determinantes solo se podía hablar de ello en términos artísticos. El arte y la búsqueda de la belleza per se se convertían en el sextante de orientación y justificación de la vida en detrimento de cualquier intento de expresión descriptiva mediante la lógica, la ilusión de lo moral, lo religioso, o el códice científico.

En la vida, la búsqueda de la belleza lo era todo; lo estético pues, primaba sobre cualquier cognición de lo ético.

….

Gate-comp-HD-7as

….

-[ Artículo inspirado en el análisis del grabado de Durero conocido como ‘Melancolía I’; ensamblado el 19 de mayo de 2019 y publicado el 26 de octubre de 2019. ]-

….

-[ Photoshop compositions by Digital Imagine TV ]-

….