Retazos de influjos planetarios – V

….

-[ Extractos de la narrativa ‘Planetas’ – Retazo IV ]-

-[ Enlace a retazo I ]-  -[ Enlace a retazo II ]-  -[ Enlace a retazo III ]- -[ Enlace a retazo IV ]-

….

Eternidad transmutada a deidad

Tal cual se reflexionó en la pretérita entrega, la tarea de las mesnadas regentes, dominantes, celadoras… -preocupadas por preservar su pujanza y apropiarse de ‘lo suyo’ y lo del resto- …consistió en deificar la noción de Infinito, tornándola en divinidad.

No se sabe bien desde qué punto de la historia, los universos, los seres y los fenómenos se pasaron a entender como el fruto de un singular organismo creador, omnisciente, omnipotente y ajeno al observador íntimo, el que subyace en los tuétanos y entrañas de cada humano viviente, sentidor y galopante.

Se procuró la gestación de un vector de creatividad externo digno de ser venerado, respetado y hasta temido; un arquetipo de “altísimo” ante el cual la humanidad era insistentemente instada a posternarse para el resto de sus días y sus noches, de sus vidas y sus muertes, pues ante semejante vórtice de preponderancia energética los habitantes del mundo solo eran sus organismos filiales; sus vástagos, sus esclavos.

….

-Folio 16 del ‘Compendium rarissimum totius Artis Magicae sistematisatae per celeberrimos Artis hujus Magistros’. 1766-1775-

….

La génesis de egrégores

De tal forma y por causa de la energía mental de las gentes… -alimentadas por la noción de la ‘fe’ y el efecto placebo ulterior- …se generó un egrégor de dimensiones insólitas; se erigió una suerte de entidad de materia elemental de proporciones inmensas que acabara comportando divisa de autoridad.

Se edificó e instaló aquel engendro en los confines del plano mental; un endriago imaginado por la fuerza de sugestión ejercida sobre y contra la humanidad ignara, por obra de los infames inventores de panteones, teogonías y deidades; aquellos que, o bien a sabiendas o inconscientes del auténtico origen del mundo se auparon como presbíteros, sacerdotes o referíes de aquella entidad celestial, extranjera e intangible desde cualquier ojeada o escalafón de atención, observación y vigía.

Y se obró de tal manera a los solos fines de restar poder a cada uno de los seres desvalidos y olvidadizos de sí; y la gran masa de incautos cayó en la trágica argucia, olvidando que para reconocer la esencia de dicha divinidad… -presupuesta o verosímil- …la primera condición que debería de cumplirse era el hecho del haber y el exisitir del propio ser personal, individual y palpable, singular y subjetivo, privado e inalienable.

De no existir cada cual… ni siquiera había lugar a plantearse la verdad o la mentira de divinidad alguna. Por lo tanto, lo inicial y primordial que se instauraba en la vida como evento cierto y certero… -palmario y reconocible de manera irrefutable- …era el hecho de ser cada cual ‘uno mismo’; cualquier otra secuencia de argumentaciones ‘sumas‘, máximas o sumarísimas acaecía en la percepción del humano en instancias secundarias, adjuntas o accidentales.

A pesar de las muchas reseñas diversas y variopintas citadas en arcaicos libros ya bien “mágicos” o “sacros”… -desde siempre redactados por humanos- …en la biografía del mundo y de sus francos nativos… los cacareados “dioses”… -ya bien fueran en plural como en acepción singular-…

aparecieron más tarde.

….

Jakob Böhme - Seven governors

-Jakob Böhme – ‘Seven governors’.-

….

Interpretación del círculo de Solvay y Copenhagen.

Como demostrara más tarde la física experimental pura y dura… sin observador no había lugar a calibrar ningún evento observable; una conclusión que reaparecía tenaz en los cálculos teóricos y los experimentos prácticos de toda una suerte de físicos, cosmólogos y científicos que, durante más de un siglo deambularon ‘de cabeza’ entre un sinfín de guarismos y fórmulas matemáticas postuladas mayormente por la élite eminente del círculo de Copenhague.

El total de la materia y sus presupuestas masas estaba configurada por una inmensa cantidad de corpúsculos atómicos; y cuantas más descomposiciones subsiguientes se aplicaban se alcanzaba a discernir una escala de elementos de rango aún más diminuto. A más ínfimo el tamaño de esos cuerpos mayor su carga energética. Al resquebrajar el núcleo de un átomo se liberaban proporciones de fuerza energética del todo descomunales.

El universo operaba de tan insólito modo; y cada vez que una atención se esfuerza en enfocarse en lo oculto, lo escondido termina por descubrirse.

….

Solvay conference 1927 -  Copenhagen interpretation

-Solvay conference 1927 – Copenhagen interpretation-

….

Infinito devenido finito

No parece descabellado apuntar a que la idea hebrea del Infinito… -‘Ein sof‘- …solo cabría entenderla como otra versión de aquel ‘Nun‘ postulado por los sacerdotes egipcios de la tradición de Heliópolis; aun cuando no pocos son los que aún parecen confundirla con ‘singularidad finita’, ya bien asumida en términos de ‘divinidad’ creadora… o en los de aquel demiurgo tantas veces advertido por los gnósticos o pensadores afines al Neoplatonismo alejandrino.

La cabalista-ocultista Dion Fortune cayó en esa errónea tendencia, quizás debido a que, habiéndose criado en un entorno familiar rigurosamente cristiano, se viera impulsada a hacerse eco de una tradición teocrática en términos rígidos, estrictos o puritanos, incluso ya bien andados sus estudios de esoterismo y de magia.

Semejante propensión devendría de una querencia hipnótica tendenciosamente proclive a mezclar el acervo de los fenómenos últimos (incluso el de la ‘no existencia’) con fetiches de divinidad o deidades.

De lo que trataba en realidad el ‘Ein Sof’… -así como probablemente el ‘Nun’ en el Kemet de la escuela de Heliópolis– …no era en absoluto de un ente o un ser, dado que entendiéndosele como auto-contenido y antecedente a todo, no podría disponer de límite o frontera similar al contorno de existencia que delimita las formas y el fondo del resto de los seres vivos, orgánicos o manifiestos.

De hecho, el término ‘Ein Sof’ en hebreo escrito אין סוף significaba…

…’sin límites’.

….

Dion Fortune

What mathematics are to matter and force, occult science is to life and consciousness…” -Dion Fortune-.

….

Tree of life vintage hebrew book

-Tree of life vintage hebrew book-

….

Guirnaldas de emanaciones

De acuerdo a la tradición cabalista luriana, de aquel ‘Ein Sof’ emanaban las diez emanaciones ‘Sephiroth‘ en aras a conformar el arquetipo del ‘árbol de la vida‘; una suerte de ideograma gráfico que aspiraba representar el Pléroma en su evolución descendente al reino de lo manifiesto; aquel concepto de ‘pléroma’ igualmente fue mentado muchas veces en acervos de las gnosis neoplatónicas.

Aunque para simplificar tal noción, podría afirmarse que aquella abstracción implicaba justa y precisamente el ‘no ser’, en tanto en cuanto nada en su seno devenía aún manifestado.

‘Ein Sof’  comportaba, por tanto, la ausencia de todo suceso; cero total y absoluto; conjunto vacío; por lo tanto y al mismo tiempo, Infinito puro y duro.

Una vez sabiendo esto… ¿a qué obedecía la tendencia de culto, adoración y fervor a tamaña concepción tan simple y a la vez abstracta?

Todo era fruto de hipnosis.

….

-Egregors creating organisms-

….

Fenómenos catolizados en entes

Semejante definición conllevaba la imposibilidad de ser aprehendido por el intelecto humano, aun cuando se asumía que, en cualquier caso, tamaño estadio energético flameaba muy por encima de cualquier demiurgo, “creador” o ‘arquitecto de universo’ alguno… -este último sintagma se utillizaba a menudo en los centros de reunión de la francmasonería clásica-.

Siempre y en todo caso, confundir o substituir todo ‘patrón de fenómeno’ con una idea de ‘ente’ fue la principal errata insertada a bocajarro en las mentes de los hombres por las huestes del infausto sacerdocio de custodios; en demasiadas ocasiones un desliz confabulado ex profeso por antojo de los autoerigidos jerarcas de una humanidad embaucada, persuadida y confundida.

La amnesia junto a la hipnosis sostenían aquel mundo de habitantes prisioneros de un paradigma funesto y un modelo planetario basado en la solidez de los cuerpos y la fisicalidad infranqueable de la materia y la masa.

….

-Alchemic kabbalistic symbols-

….

El requisito para poder conocer lo finito

La naturaleza última del cosmos conformó siempre ese misterio insondable en torno al cual se erigieron un sinfín de asociaciones y estamentos de poder, fuerza y control encargados de definir unas y otras pautas de operar de aquel mágico e incomprensible designio de potencia, creatividad y consciencia. Se trazaron instrucciones y códices de conducta para entablar contacto con semejante fontana energética pasando por alto el detalle de que todo aquello que pudiese ser sabido, percibido o atestiguado precisaba la existencia de una singularidad ‘yo’.

Sin embargo toda singularidad naciente dispuesta de su consciencia solo comparte al unísono el único ‘yo’ que en realidad es y existe.

Era falso pues que cada ser existente en el mundo disponga de un módulo de ‘yosoidad’ propio. Desde el inicio del mundo…

solo hubo un único ‘yo’.

….

-Alchemy planets-

….

Lo desconocido

Nada podía ser jamás advertido sin la presencia de un ‘yo’ subjetivo. Por lo tanto era de perentoria asunción permitir la aniquilación de ese ‘yo’ antes de pretender toparse con lo infinito.

Lo desconocido sin embargo no podría en ningún momento ser constatado desde un paradigma de contraste subjetivo (desde una singularidad consciente de sí, desde un contenedor ‘yo-soy’). Solo en tanto se fuere capaz de disolver el ‘yo-soy’ propio se liberan los resortes que conducen a la experimentación ‘a tiempo real’ de ese Todo, a priori inalcanzable.

Se trata de un sacrificio que se presupone traumático y que, sin embargo, comporta la condición sine qua non para alcanzar el refugio de la más alta morada imaginable. Un hábitat no consistente imposibilitado de ser presenciado desde consciencia alguna, la cual, a pesar de no ser sólida, sí dispone de una cierta consistencia constatable.

….

-Cosmos demiurgico-

….

El archicelebérrimo “dios” devenido en agujero negro

Expresándolo en formato matemático, la sola presencia de algo flotando en esa Nada inicial trazaría un contorno al Vacío-Infinito, transformándolo en ipso facto en finito.

Es desde ese campo energético inmenso, ilimitado y hueco, desde donde surge inicialmente el primero de los flujos fenoménicos; y ese flujo no es otro que la consciencia de sí, el ‘yo soy’. Esa consciencia ‘yo soy’ se erige de allí en términos de beneficiaria-observante de aquel Infinito de origen, dado que dicho entorno prístino sin fronteras ni consistencia medible no era capaz de llegar a presenciarse o sentirse a sí mismo; el Infinito pues, es ‘nulo’, en términos de conocimiento, de lo propio y de lo ajeno; y en base a esa condición inherente, necesita ser limitado, dividido, sesgado y partido en una pluralidad de tentáculos de emanación limitados en tamaño, potencial y atributos de acción y capacitación sensible.

Cualquier vehículo mental que entendiera y aprehendiera la totalidad de semejante cuanto de energía imponderable entraría en un proceso de desintegración rauda, súbita y a la vez letal. Ni el organismo físico humano, ni los cuerpos emocional o mental serían capaces de resistir el impacto de entropía que genera la comprensión del Todo, en una sola percepción condensada al mismo tiempo.

….

-Planetas / en realidad egrégores… asumidos como ‘mundos’.-

….

Y el humano sin testera

En definitivas cuentas… -y tal como alegó Douglas Harding al referirse a su célebre ‘Hombre sin cabeza‘- …de todos los misterios habidos y por haber contemplados por cada uno de los ‘yoes’ que pululan este mundo, de todos los acertijos que restarán por resolver desde ayer, hoy día y hasta el final de los tiempos… el enigma más inquietante, insondable e imponderable que se encuentra todo ‘yo’ en esta o cualquier otra vida es precisamente esa cabeza oculta a los ojos que en ella misma se incrustan; el núcleo de su más intrínseca ‘yosoidad’; esa testa espectadora, indiscreta y sintiente, la que, desde el rol de observador, siempre se ubica en la única franja de avistamiento imposible… junto con el resto del rostro, la expresión que aquél comporta y por lo tanto, su psique.

Ocuparse de resolver tamaños considerandos resultaba ciertamente más urgente que preocuparse en dirimir sobre la existencia de “diosss” o de “diosesss” todavía aún más ignotos, además de casi del todo improbables.

Sin olvidarse de que… -como bien se adujo antes- …a efectos de considerar la evidencia de semejante entelequia “divina” forzosa, mucho antes debería de existir uno u otro ente pensante, perceptor subjetivo que lo atestiguara a las claras, con sus óculos abiertos o cualesquiera del resto de sus sentidos.

….

-‘Douglas Harding & the way of having no head. Easy non-duality’. (Un vídeo del canal ‘Way of fools channel‘, localizable aún en YouTube.)-

….

-[ Continuará ]-

….

-[ Fragmentos resúmenes del texto ‘Planetas’; narrativa simbolista iniciada el 4 de enero de 2018. Artículo publicado el 12 de marzo de 2022. ]-

….

Advertisement